Tecnología y adolescentes: aplicación en el diario vivir.

Por: Verónica Baltodano Durán

Resumen

Es innegable, la tecnología está y estará ligada al diario vivir de la humanidad, por eso es necesario que los niños y jóvenes aprendan a utilizar los recursos que esta le brinda y aplicarlos en su diario vivir.

Abstract

It is undeniable, technology is and will always be linked to the daily life of humanity. For That, it is necessary that chikdren and young people learn to use the resources it provides and apply them to their daily lives.

Actualmente, la tecnología forma parte de la vida cotidiana del ser humano. Desde salir a caminar hasta preparar los alimentos, lleva consigo el uso de la tecnología. Lo que no es duda para nadie, es que año con año en este campo se logran avances de diferentes índoles dando aportes a los diferentes campos del saber humano.  Esto porque la tecnología surge para suplir las diversas necesidades de la humanidad respondiendo así al deseo de superación, perfección, de análisis hacia él mismo y con esto, favorecer el progreso y evolución de las sociedades humanas. Ahora bien, el mundo tecnológico no discrimina en edad, raza, estatura ni peso. Es por esto que en cada etapa el uso de dicha herramienta debe tener supervisión; además, de tener claro los beneficios y daños que esta pueda causar.

Primeramente, es necesario saber qué es tecnología. Graham citado por Bijker explica que

en el nivel más básico, “tecnología” refiere a un conjunto de objetos físicos o artefactos, tales como computadoras, autos, o máquinas para votar (nótese el sesgo de género) (Wacjman, en prensa). En el siguiente nivel, también se incluyen actividades humanas, tales como en “la tecnología de voto electrónico”, donde también se hace referencia al diseño, la fabricación y el manejo de este tipo de máquinas. Finalmente, y más cercano a su origen griego, “tecnología” refiere a conocimiento: se trata tanto de aquello que la gente conoce como de lo que hace con las máquinas y los procesos de producción relacionados. Usar “tecnología” en estos tres sentidos permite ser más específico que cuando se lo emplea como un concepto contenedor en un nivel macro, como por ejemplo “la modernización política […] incluye los cambios actuales en las políticas y los gobiernos, en los estados y países individuales, derivados de cambios fundamentales en la tecnología” (Graham, 2001: 9963).   (Bijker, 2005, 21)

Ante esta situación permanente, porque la tecnología no dejará de ser, es necesario que las instituciones educativas estén a la vanguardia en el manejo de estos temas. De esta forma instituciones como el Sistema Educativo Whitman fomentan el uso de la tecnología y la incluyen como parte de su formación académica, de este modo guía a los estudiantes y acompaña a los padres de familia en el uso de dichos instrumentos. Mediante materias como robótica, donde los estudiantes construyen y programan sus propias creaciones; métodos de investigación, donde se unifican informática y todas las disciplinas académicas en la producción de trabajos virtuales, a este le sumamos diseño gráfico, donde el estudiante logra montar todo el marketing de una pequeña empresa. También, el uso de plataformas digitales y celulares para el desarrollo de las clases y los temas afines.

Es innegable, la tecnología está y estará ligada al diario vivir de la humanidad, por eso es necesario que los niños y jóvenes aprendan a utilizar los recursos que esta le brinda y aplicarlos en su diario vivir. Al construir un robot y programarlo pueden idear la construcción de un dispositivo que ayude en el mejoramiento de la salud, como lo hacen en empresas como Hologic. Sin embargo, para llegar a estos logros las generaciones jóvenes requieren un trabajo de cerca con aquello que produzca innovación y alcances tecnológicos, ya que de nada nos sirve que sepan utilizar los productos tecnológicos, pero no tengan visión de promover un uso certero y eficaz en pro de un cambio y progreso de los conocimientos humanos.

Por último, es importante resaltar el aporte de Bijker quien sostiene que se puede llegar a pensar que este afán de superación a través de la tecnología ha producido que los avances tecnológicos que hoy se disfrutan y se siguen desarrollando respondan a necesidades políticas y de poder, ya que como agrega la refrigeradora respondió “al juego de poder político en torno de la conveniencia de los productores de electricidad y de gas estadounidenses en la década de 1920”  (Bijker, 2005, 20). De esta forma, como agentes activos de esta sociedad tecnológica debemos guiar el uso adecuado y provechoso de todo lo que la tecnología brinda. No como herramientas de división política y económica sino como forma de ayudar el progreso y la condición humana en el planeta.

Bibliografía

Bijker, W. (2005, mayo) ¿Cómo y por qué es importante la tecnología? Redes, volumen (11), pp. 19-53.